• Erick Arenas

En pos de unas huellas de luz

En entrevista, la fotógrafa y directora de cine Persia Campbell habló sobre su obra fotográfica, sus inquietudes y posturas éticas, así como el reto de hacer producción cinematográfica

Foto: Persia Campbell // De la serie Itinerario de una mujer en la frontera

Porque ante todo, una fotografía no es solo una imagen (sino) una interpretación de lo real; Q también es un vestigio, un rastro directo de lo real, como una huella o una máscara mortuoria


Susan Sontag Sobre la fotografía


Susan, en su ya mencionado libro, ahondó de manera profunda sobre sus preocupaciones personales y profesionales acerca de la imagen y de su producción - reproducción. Muy al principio del penúltimo capítulo agrega que “una fotografía nunca es menos que el registro de una emanación, un vestigio material del tema imposible para todo cuadro”. Para #PersiaCampbell (Ciudad Juárez, 1993) joven fotógrafa y directora de cine, la constante búsqueda de ese registro, en gran medida emanado de su propio reflejo y existencia, se mantiene firme, tanto en la exploración de la imagen fija, como aquella que se percibe en movimiento.

Los primeros pasos


Licenciada en Artes Visuales con especialidad en Medios Digitales por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (#UACJ), la imagen actuó sobre Persia a una edad temprana: "Mi interés surgió desde muy joven. Estudiaba la preparatoria y quería estudiar #Literatura, leía mucha novela latinoamericana. Pero cuando se acerca el momento de tomar una decisión de vida hacia lo profesional, para mi la parte visual era muy importante. Mi hermana mayor compró una cámara análoga cuando comenzaba su carrera, yo tenía 15 años cuando la descubrí, me gustaba compartir imágenes por #MySpace y así comencé a tomar fotos".


"Al no poder moverse mucho" debido a su edad y al peligro que correría por deambular sola por las calles de la ciudad, Persia aprovechó los momentos que le ofrecía acompañar a su padre, catedrático de la UACJ, para capturar espacios del campus que visitaba mientras él impartía clase: “Me daba vueltas por el lugar, tiré mi primer rollo de esa forma. Construía pequeños sets con las cosas que tenía en mi recamara y hacía pequeños ejercicios. Les pedía a mis papás que me llevaran a revelar mis rollos, fue genuino el interés. Mi abuela, cuando supo que me gustaba la fotografía, me regaló dos cámaras”.


Sin embargo, afirma que mantenía una inquietud acerca de la #narrativa, de construir una historia a partir de las imágenes capturadas, algo que en definitiva se quedó a partir de su gusto por la Literatura. El paso natural, por supuesto, era acercarse al cine, pero Persia no lo veía como una opción: “Veía super difícil hacer #cine, me preguntaba `quién hace cine en Juárez´, no tenía idea de nada. Pensaba que tenía que ir a estudiar a otro lado y no tenía esa posibilidad. Luego descubrí la carrera de #ArtesVisuales, con su especialidad en Fotografía y Video, y me decidí por ella”.

Foto: Persia Campbell // De la serie Ventana al caos

Con todo y que ciertas cuestiones relacionadas al quehacer cinematográfico representaban obstáculos y miedos para la fotógrafa y directora en ciernes, decidió explorarlas, con el afán de sentirse plena: “La forma de vida que se tiene cuando se hace cine, cuando eres mujer y que la sociedad te impone ciertas cosas, la conformación de un estilo. Me cuestionaba todo eso, pero decidí hacerlo para estar a gusto. Estudie mucho para que, al salir de la carrera, pudiera irme a la Ciudad de México a prepararme mejor”.


Para Persia, la #cinefilia cultivada en su niñez era más de vivir la experiencia de ver cine, de estar en una sala oscura y observar la pantalla: “Mi papá nos ponía películas de su gusto, muchas de ellas de #StanleyKubrick. También veíamos todo tipo de cine, como muchas personas, pero lo que a mi me movía era la experiencia de visitar la sala, era ¡wow!, fue lo que me impulso, es algo en lo que te pierdes, una experiencia inmersiva. Recuerdo el día que fui a ver The Curious Case of Benjamin Button (2008) de #DavidFincher. No es una de mis películas preferidas, pero tengo el recuerdo de que me clavé tanto en la pantalla con ella. Aparte, era martes, la sala estaba desierta, solo íbamos una amiga y yo, y la experiencia me cambió bastante y dirigió todavía más las ganas de hacer cine, de causar algo así en los espectadores”.


Los hacedores de la imagen en su formación


Durante su formación académica, Persia exploró trabajos que llenaron su carpeta de experiencias visuales. Quedó impactada con el trabajo de la directora ucraniana #MayaDeren, sobre todo con el cortometraje experimental Meshes of the afternoon (1943), y que afirma la marcó en la manera en cómo realiza fotografía hasta este momento: “El trabajo simbólico y el manejo de los elementos visuales que hace Maya, eso cambió por completo mi percepción y la forma de mi trabajo. He tenido evolución, pero eso me marcó”.


Otro autor, con el que tuvo acercamiento gracias a uno de sus maestros, fue el ruso #AndreiTarkovski, sobre todo con su libro Sculpting in Time (1984), texto filosófico donde el director expone sus teorías acerca de la imagen en movimiento en consecuencia con el tiempo. Para Persia, encontrarse con el cine de Tarkovski, del griego #TheoAngelopoulos y del húngaro #BelaTarr, fue refrescante. Fue darse cuenta que existía un cine “más allá de lo meramente comercial, un #cinepoético” al que ella podía aspirar.

Foto: Genaro Limón // Fotograma del cortometraje de ficción Act Est Fabula

Pero de todos los trabajos cinematográficos a los que Persia se acercó durante ese tiempo, hubo uno que, ella afirma, hasta la fecha resuena con su estilo y el manejo del color, de la composición de figuras y la combinación de todos esos elementos: Paris, Texas (1984) de #WimWenders, con fotografía de #RobbieMuller. “Esa película me gusta mucho visualmente, se acerca mucho a la fotografía que yo hago, me encanta el trabajo de Muller”, afirma la directora.

Una mayor profesionalización, en el plano académico, llegó de la mano de la doctora #SoniaRangel, catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de México (#UNAM) y de la Escuela Nacional de Cine (#ENAC antes #CUEC). Durante una visita de la doctora Rangel a la UACJ, Persia se interesó y actuó en consecuencia para estar en la mesa de presentación de un texto de Sonia, así como formar parte de un curso especializado en Cine y Filosofía, que fue impartido solamente a maestras y maestros. Esa experiencia dejó una puerta abierta para Persia, que tiempo después aprovechó: “Cuando cursas maestría debes hacer una estancia de investigación. Cuando llegó ese momento, de inmediato busqué a Sonia y me fui con ella, quería estar cerca del CUEC, quería aprender de ella”.

Persia, fotógrafa


En estos tiempos de pandemia, la imagen (fija, en movimiento) solventa todavía más la necesidad de observar, observarse y observarnos. Para Persia, la imagen representa un medio más que un fin:

“Susan Sontang afirmó que todo existía para terminar en una imagen. Desde esa perspectiva pareciera un fin, desde esa frase; pero desde mi práctica, desde mi formación y bagaje, es un medio. Las ideas visuales llegan a mi mente, no solo como imágenes, sino como conceptos. Yo quisiera ser una de esas creadoras más experimentales y sensibles hacia lo visual, pero no soy así. Soy demasiado metodológica, intento salirme de mis prácticas, buscar otros procesos creativos, pero todo lo veo estructurado. Siempre viene el concepto, tengo mi estilo visual que esta definido por la sensibilidad que tengo al recibir imágenes, pero se vuelve un medio porque primero pienso qué es lo que quiero transmitir a través de la fotografía. Es un medio para transmitir ideas, si observas mis series son muy planeadas. Lo estructuro todo”.
Foto: Persia Campbell // De la serie I guess it is enough

Series tales como I guess it is enough, Ventana al caos y Queen of everything mantienen unidad, principalmente porque tienen a Persia como objetivo. Al respecto, ella comentó: “Desde la construcción que tengo de ser mujer, creo que una parte es el deseo de ser vista u observada, siendo completamente fiel a mis instintos, escuchándome desde mi parte más femenina. Sin embargo, no busco que mi cuerpo sea visto como objeto, no busco que se hagan lecturas de él como objeto de consumo. Es una liberalización de la moral y la sexualidad pues, desde la moral, se han establecido maneras de mostrar a una mujer, unas mas transgresoras que otras. Yo soy dueña de mi imagen y de cómo me represento, sin buscar siquiera transgredir, pero apropiarme de mi representación, tal cual como mujer, es mi objetivo”.


Para Persia, la obra de la fotógrafa #CindySherman - sobre todo los autorretratos - la empoderó y en ella encuentra #vasoscomunicantes: “Por un tiempo su trabajo fue juzgado como demasiado centrado en sí misma. Pero es una parte de la feminidad que yo quiero reconocer, decir que no está mal y quiero que la gente conozca mi postura. Una como mujer en lugar de negar el deseo, que ser vista se ha impuesto desde lo social como algo no tan bueno, que se pueda hacer si se quiere”.


Por otro lado, la fotógrafa también mantiene una perspectiva #ética y dice mantener un conflicto a la hora de hacer parte su trabajo:

“Esa parte del sujeto fotografiado es un conflicto que tengo, de tomar una foto a alguien más y luego volverla algo mío, como explotar la imagen de alguien más. Yo respeto a los que lo hacen, los admiro y no los juzgo. Tampoco pienso que esté mal, pero es algo con lo que yo mantengo cierto conflicto. Yo prefiero hablar desde mi experiencia, de lo que yo he vivido. No niego lo que soy, esa es mi posición como artista, como mujer de Ciudad Juárez, formada en la clase media. Es para mí la manera más auténtica de construir mi obra”.

Persia, directora


Respecto a video y cine, Persia tiene en su haber un cortometraje llamado Acta es fabula, que el año pasado fue selección oficial de El Paso Film Festival, varios videos musicales para agrupaciones como #TheChamanas y #HolyKnives, y el largometraje documental Los años de Otto, selección oficial del #FestivalLatinoamericanodeCinedeQuito en la categoría Ópera prima latina.


Los videos musicales, por ejemplo, mantienen esa consistencia con su trabajo fotográfico: una gama de colores pasteles, elementos sólidos como las flores y otros líquidos, como la pintura. Para Persia, llevar esos elementos de lo fijo al movimiento le permite consolidar todavía más su estilo visual: “Me gusta pensar que los espectadores lo ven y dicen `Ah, es Persia siendo Persia´ y dejo que fluya. Los colores siempre van a estar, por el momento no me veo haciendo un material en blanco y negro. Y esos elementos no los evito, son mi estilo”.

Foto: Persia Campbell // Fotograma del video musical Desprender

El gran reto, para Persia, fue la realización de Los años de Otto, pues toca una historia que, congruente en su discurso, forma parte de ella: su familia. “No creo que me dedique a ser documentales enteramente, pero la historia de #OttoCampbell es una historia que me siguió mucho tiempo. Otto era mi tío abuelo, lo conocí poco, pero su figura me persiguió cuando entre a la Universidad. Es un personaje ligado a la UACJ y por un tiempo me costó trabajo que de inmediato me relacionaran por el apellido. En gran medida yo deseaba ser conocida como Persia y no como `la sobrina de Otto´. Escuchaba historias de él, muy anecdóticas, de su personalidad, decía lo que pensaba y eso le ganó enemigos, pero también mucha admiración de otros. O lo amabas o lo odiabas”.


El proyecto tomó forma cuando ella visitó la Ciudad de México y le contó al director #BulmaroOsornio su idea: “Para Bulmaro, Otto era un personaje de #Dostoievski. Cuando le conté la idea me dio una perspectiva y fue entonces cuando me di la oportunidad de contar su historia desde el cine. Me enamoré de lo que hizo, de lo que era. Teníamos muchas cosas en común y me ayudó a entender mi historia de vida en muchos sentidos. Para mi papá, Otto fue una figura paterna y con ello entendí muchas otras cosas. Y tuve conflicto al entrevistar a mi papá, a mi familia, me ponía muy nerviosa porque era algo muy íntimo. Cuando comencé el proceso de montaje fue otro conflicto más, fue difícil”.

Foto: Cortesía // Poster de Los Años de Otto, primer largo documental de Campbell

La directora agregó que la experiencia fue enriquecedora en muchos sentidos pues, aun cuando parecía estar en una posición vulnerable por tener un acercamiento con algo tan importante como su historia familiar, fue hasta cierto punto catártico: “El documental formó parte de la #PlataformaMX del Festival #DocsMX. Entonces #TeresaCamus me dijo que `cualquiera podría realizarlo, pero que nadie lo podría hacer desde la intimidad de la familia´, algo que cambió totalmente el rumbo de éste. Sabía de la responsabilidad, pero lo importante era estar bien con uno mismo, lo enfrenté y lo acepté”. La intención de documentar la historia de Otto siempre ha sido, según Persia, hacerle justicia a él, a su persona, a su figura, a su pensamiento artístico y político: “Todo el tiempo sentí una conexión, hasta espiritual, con Otto. Sí creo que era una encomienda, algo que tenía que hacer y que cuando lo lograra, me sentiría bien. Siento a Otto como a una figura que me acompaña, me siento muy relacionada ella”.


En el futuro, Persia se observa realizando más fotografía y cine, dejando su propia huella de luz, sea fija o en movimiento. Lo siguiente, cuenta ella, será un largometraje de ficción y aprovechará lo que resta de 2020 para escribir la sinopsis, buscar financiamiento en 2021 y un año después comenzar rodaje. Al preguntarle si busca explorar temáticas con perspectiva de género, ella comentó: “Será una historia de una mujer de Ciudad Juárez. Tengo inquietudes, pero no pueda aventurarme a decirte cuáles son. Mantengo una responsabilidad como directora, no quiero sumergirme en temáticas que no conozco del todo. Quiero madurar en muchos sentidos para luego embarcarme en temáticas de ese tipo”.

Para conocer más sobre el trabajo fotográfico y cinematográfico de Persia Campbell, se puede visitar el sitio https://persiacampbell.com/ o los perfiles Límite Norte y Persia Campbell en #Instagram.

Foto: Persia Campbell // De la serie Itinerario de una mujer en la frontera

Déjanos tu mensaje

Contáctanos...
sororamx@gmail.com

© 2020 by SororaMx

Ciudad Juárez, Chihuahua, México